M

At sit eleifend efficiendi, utroque forensibus vel eu. Eros mandamus ad nam. Ad natum virtute pro, dicit scripserit nec cu et qui dicat.

Follow me:
Tw  Be  Fb  Pin

Cocinaremociones

Storydoing en el gastromarketing

Lo primero y más básico, ¿sabemos qué es el storydoing y porqué convendría incluirlo en mi estrategia de marketing?

Es una evolución del storytelling, este concepto hace referencia, fundamentalmente, a contar tu propia historia. La historia de cómo tu restaurante progresó, contar los parones y arrancadas del camino, entre otras muchas otras opciones. Crear una imagen que conecte con tu audiencia o genere empatía con el cliente.

Sin embargo, el storydoing va más allá. Consiste en crear un enlace entre la acción y la historia al mismo tiempo. Por ejemplo, el storytelling habla los sucesos cómo una historia, mientras que el storydoing va haciendo que las personas vivencien la experiencia, que conecten con los servicios y los productos que vendes. La empresa va dando a conocer los valores de marca que tiene, y lo que los hace diferentes. En conclusión, el storydoing se basa en hacer que el usuario viva una experiencia inolvidable en ‘ese preciso instante’.

Las personas ya no demandan (solo) buenos productos o comidas, demandan experiencias

Y en el caso del sector gastronómico y el de turismo, el cliente ya no solicitará únicamente comida sabrosa o sábanas limpias, sino que esperará vivir una experiencia única. Puede ser el packaging lo que marque la diferencia , un recibimiento especial con un detalle de bienvenida o la ‘living experience’.

Tu negocio puede recibir decenas de clientes al día, lo cual no sugiere un cambio de estrategia, ya que al parecer todo es correcto. Sin embargo, llega el cliente y se da cuenta que el precio, la bebida, y las vistas son increíbles, pero la atención al cliente y el local no son notables o cómo se muestra en redes sociales.

En este caso, ¿crees que el cliente regresará? Probablemente no. El cliente lo considerará un buen lugar, pero no necesario.

Tienes que hacer que tu negocio se enriquezca y viva de sus valores, sus ideas, que el esfuerzo y empeño que pone todo el equipo sea notorio y que resalten los detalles. Todo esto con el fin de conectar con el público.

El secreto está en el ‘doing’

Cuando traducimos al castellano la palabra doing, significa haciendo, y este verbo indica una acción. Ya no basta un bonito texto sobre tu negocio y qué has hecho para posicionarte donde estás actualmente.

Se trata de que hagas sentir y vivir a todos tus clientes ese texto. Te pueden decir que es muy sencillo resaltar una publicación con tu ubicación y con los servicios premium que ofreces, qué un buen copywriting es más que suficiente. Pero no es cierto, eso es muy importante pero el storydoing no es tan simple. Para marcar realmente la diferencia, se debe definir una estrategia, basada en una historia y los valores del negocio. Para ello, también debemos analizar lo que menos nos gusta, los errores.

De dentro hacia fuera

Empieza curando internamente. Cuando nos referimos a lo interno, nos estamos refiriendo al corazón de tu negocio, a tu personal, tu ubicación, tus reportes o reviews.

En una reunión puedes dar a conocer el análisis interno que te gustaría hacer. Luego entrevista y habla con los empleados sobre qué mejoras propondrían ellos para brindar un mejor servicio. Haz que tus reuniones diarias y los briefings semanales toquen más en profundidad el tema de las experiencias y valores de la empresa. Por último, cambia algunos KPI’s principales para hacer más relevante el reporte y corroborar que todos van en la misma dirección. Mientras haces esto, considera también una brainstorming para ir de la teoría a la práctica. Si necesitas ayuda, aquí te dejamos un par de ideas.

Ideas de como hacer un buen storydoing

Servicio al cliente premium: esta idea no es nada novedosa, pero es una área que muchas veces se descuida. Recuerda que son personas atendiendo a otras. Además no solo es un buen servicio, sino un servicio extraordinario.

Y ¿cómo lograrlo? Estudia al consumidor en el mismo momento en que aparece. Da espacio a las personas, analiza si hay niños, otro idioma, pregunta por alergias, incluso las facciones podrían ayudarte a conocer sobre el trato que desean. No olvides hacer relucir todos tus valores como empresa.